El ataque japonés a Pearl Harbor pilló completamente desprevenidos a los americanos. ¿Por que? No se ha dejado de elucubrar sobre el tema, pero Sector 6 ha investigado las razones y dado con el motivo principal. La catástrofe estadounidense se debió a un virus introducido por hawaianos independentistas que lo extendieron entre toda la tropa. Este virus fue la pasión por el surf, que les mantuvo atontolinados el tiempo suficiente para que los japoneses les machacaran y convirtieran en un infierno su paraíso hawaiano. Aquí mostramos el proceso de trabajo de la construcción de las tablas; una prueba más con la que se comprenderá mejor por qué bajaron tanto la guardia.

Surfero en Hawai

Surfero en Hawai

¿Vigilando? Sí, pero sólo atento a las olas. Si este soldado hubiera mirado al cielo podría haber evitado la tragedia.

Tabla de surf 01

Tabla de surf 01

Primero tenemos que hacernos con una tabla de madera de balsa (mismo material utilizado para tablas en los años 40) de 9-10 cm de ancho y 1,2 cm de grosor. El largo es opcional, pero no deben de ser menores de 50 cm, ya que las reales eran bastante largas (“longboards”). Sobre el trozo dibujamos el perfil de la plantilla y lo cortamos en 90º.

Tabla de surf 02

Tabla de surf 02

Luego debemos de señalar el área que tenemos que desbastar con la cuchilla, reduciendo la plantilla entre 1 y 1,5 cm en la cara frontal anterior y posterior. La señal en los laterales irá siempre en el medio. Al cortar hay que tener especial cuidado de no pasarnos de las líneas marcadas. Debemos quitar madera poco a poco, preferiblemente con tajadas cortas (por lo menos cuando nos vayamos aproximando a estas líneas).

Tabla de surf 03

Tabla de surf 03

Con la tabla perfilada iniciamos el proceso de lijado manual. A este tipo de madera la lija se la come con facilidad, por eso hay que estar atentos de no pasarnos.

Tabla de surf 04

Tabla de surf 04

Nos ayudará a ver si el lijado ha sido suficiente si comparativamente ponemos la tabla acompañada por nuestros surferos. El efecto visual debe de parecernos correcto. Una vez aprobado esto pasamos a decorarla ayudados con plantillas, las cuales hay que recortar y plasmar sobre la cara anterior de la tabla. Los motivos de entonces eran muy sencillos (si los había).

Tabla de surf 05

Tabla de surf 05

Con la tabla decorada podemos pasar a aplicar tinte oscuro por el área exterior, para dar el efecto de que está construida con maderas de tonalidades diferentes. En los años 40 se empezó a usar una quilla rígida, no muy sobresaliente pero sí larga, que debemos de pegar con cola blanca. Después de esto podemos aplicar barniz satinado sobre toda ella (dos capas).

Surfero oteando el mar

Surfero oteando el mar

Aquí podemos ver la tabla de surf acabada y lista para usar, en la que se puede ver la quilla de unos 7 cm de largo y 0,4 cm de grosor.

Surferos en HawaiLos muchachos ya están preparados para pillar olas. Es lo único que les preocupa estando al borde de la 2ª Guerra Mundial.