Muchas fotos se hacen para experimentar y esta era una de ellas. Lo mejor es que en ella sí se comprueba el ejercicio físico que se hace en cada sesión. Para que una foto quede natural hay que ponerse a la altura de nuestros protagonistas y eso te obliga a estar cuerpo a tierra la mayor parte del tiempo. Las cervicales dan fe de ello.