Un muro de piedra rústico, típico divisor de fincas campestres, siempre viene bien para cualquier escenario en el que se encuentren nuestras figuras. Como parapeto, paredón, etc. Su uso puede ser muy variado. Decidimos hacer uno de aspecto viejo y deteriorado, partiendo de un trozo de aislante.

Muro 01

Muro 01

1- Este trozo debe tener al menos 40 mm de grosor para dar esa apariencia sólida de la piedra. En el primer paso debemos tener clara la forma que le queremos dar, perfilándolo por su parte superior de una manera irregular.

Muro 02

Muro 02

2- Seguidamente lo desbastamos con la cuchilla por esta parte superior para empezar a insinuar la forma de las piedras de arriba.

Muro 03

Muro 03

3- El aspecto general debe de ser irregular, con lo que quemamos la superficie con ligeras pasadas de mechero, incidiendo en algunas zonas más que en otras. Este paso hay que hacerlo con cuidado para que la plancha (de material inflamable) no termine ardiendo en nuestras manos y aquí concluyamos el proyecto.

Muro 04

Muro 04

4- Con un soldador hacemos las divisiones de las piedras, que deben de tener diferentes formas y tamaños.

Muro 05

Muro 05

5- Las diversas piedras las tenemos que resaltar excavando con la cuchilla entre las juntas, para acentuar el efecto ligeramente descolado de los bloques.

Muro 06

Muro 06

6- La primera mano de pintura la daremos con un color gis medio claro (como un 30% de negro).

Muro 07

Muro 07

7- Para dar variedad de tonos daremos unas pasadas con una esponja húmeda con una mezcla de colores siena, ocre y beige. También daremos efecto de salpicaduras con negro y blanco.

Muro 08

Muro 08

8- Oscurecemos las partes profundas (grietas y  entrelosas) con color “tierra sombra natural”. Esto lo hacemos aplicando la pintura muy líquida para que se meta bien en las depresiones de la superficie, y lo hacemos con el muro horizontal para que no chorree. Luego pasamos la esponja para quitar algo de esta pintura de la superficie y aclararla. Con la técnica del pincel seco resaltamos los bordes y partes salientes con color beige claro.

Muro 9

Muro 9

9- Para entonarla le damos unas suaves pasadas de aerógrafo de manera discontínua con pintura verde musgo, y añadimos un poco de maleza para darle un aspecto más natural.

Muro 10

Muro 10

10- Como manejamos una escala muy grande es conveniente, ya que nos lanzamos, hacer las cosas el doble de grandes. Por eso hemos hecho de la misma manera otra parte de muro.

Muro 11

Muro 11

11- Lo suyo es que puedan actuar por separado, juntas unidas entre sí, o juntas por medio de una cancilla de madera que podamos añadir, etc. Todo vale para cualquiera de los múltiples escenarios que queramos representar.

Muro 12

Muro 12

12- Como retoque final se optó por añadir algo de musgo por toda la superficie de manera irregular, para conseguir que tuviera algo más de vida y realidad.