Esta foto tenía que representar el sacrificio de los soldados rusos al lanzarse en un ataque frontal que con bastante falta de imaginación han repetido durante varios días de la misma manera, saliendo a la misma hora, de idéntico sitio y en número parecido.
La lucha al preparar la foto es lograr que a la intemperie pueda resultar verosímil la escena.

Preparando el asalto