Uno de los reportajes de Sector 6 trata sobre los prisioneros de guerra y su calidad de vida. En él quieren convencernos de que el trato que reciben es inmejorable.

Los textos tenían que ir acompañados por fotos que resaltaran una agradable cautividad. Debían mostrar un escenario placentero que encajara con uno de los tantos grupos de prisioneros.

Imaginé una de las fotos con cautivos británicos, en un campo de concentración sin vallas ni alambradas, al pié de los Alpes bávaros. Estarían  disfrutando de un partido de cricket, como si estuvieran de vacaciones. Unos jugarían y otros mirarían el partido, cómodamente desde unas hamacas.

Por lo tanto, tenía que conseguir accesorios de cricket y hamacas (y alguna que otra figura británica más).

En el mercado me hice con un bate de cricket, y teniéndolo de referencia hice otro. La bola también la tuve que hacer.

Con respecto a las hamacas encontré una, pero no me convencía cómo estaba hecha.

Tenía que hacerlas, y empezó el “Proyecto Hamaca”. Encontré en el trastero una que había pertenecido a mis abuelos. Me parecía perfecta porque, por el aspecto, podía haber sido de aquellos años.

La saqué medidas, hice los planos a escala y la reproduje 4 veces (una sin apoya brazos).

Con todos los elementos esperé a que hubiera nieve en las montañas, y me largué al pié de la sierra madrileña (a la ficticia Baviera), para la sesión fotográfica. La búsqueda del escenario fue otra aventura, pero al final encontré una finca llena de toros, en la que pude trabajar en paz y sacar la tan ansiada instantánea.