El Mortero Ligero leGrW 36 de 50 mm entró en servicio para el ejército alemán en el año 1936, y se adoptó como un arma de pelotón que requería una dotación de tres hombres. Su función era reducir los focos de resistencia que las granadas de mano no podían alcanzar. Pesaba 14 kg, cada proyectil 900 gr, y tenía un tiro efectivo a una distancia máxima de 510 m.
Tenía unas manillas que uno de los servidores agarraba con fuerza para impedir que el mortero se moviera a cada disparo y así poder ir afinando la puntería.

Mortero ligero