El avance aliado por Normandía sufrió un duro contratiempo cuando los combates se empezaron a desarrollar dentro de un intrincado laberinto de setos infranqueables. Los tanques, incapaces de ver y maniobrar, fueron presa fácil para una ágil infantería que defendía el terreno a bocajarro.

El problema se superó cuando la caballería se armó con grandes cortasetos y adaptaron el paisaje a sus necesidades.

Sherman en NormandíaAvance entre setosSherman entre setos