Como todo buen caballero que se precie don Fortún tenía que conseguir un caballo de guerra. Esto no fue muy difícil porque se pudo echar mano de Pfeil, un caballo negro de la marca Dragon, que en manos de su nuevo dueño lo renombró Castigo. En general los caballos para las figuras de acción no están demasiado conseguidos, pero lo bueno de los de Dragon es que tienen un tamaño bastante grande, lo que para un caballo de guerra es ideal.

El contratiempo era el de hacer la cabezada, silla de montar y demás arneses medievales para que don Fortún pudiera salir de aventuras como un auténtico caballero andante.

Todo ello se hizo procurando utilizar los mismos materiales que los originales: cuero para los arreos, cincha, riendas, etc, y cubrimiento de la silla. Metal para estribos, enganches y adornos. Tela y acolchamiento para el sudadero.

Como contrariedad de última hora hubo que abrir la camisa y la sobreveste de don Fortún para que pudiera abrir las piernas y montar libremente sobre Castigo.

Sobreveste y camisa

Montaje silla

Silla por delanteSilla por atrásAcolchamiento sudaderoSilla desde arribaCabezadaCabezada y cadenillaVista traseraVista delantera

Estribos

Detalle estriboD. Fortún y CastigoCastigo ensilladoArnés delanteroArnés traseroLanza en ristre